La Unidad de Gestión Clínica de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital de Riotinto, integrado en el Área de Gestión Sanitaria Norte de Huelva, está realizando técnicas de tratamiento intervencionista «mínimamente invasivas» en consulta, sin necesidad de pasar por quirófano, guiadas por control ecográfico, lo que permite la intervención no solo de tratamiento farmacológico y físico, sino de múltiples terapias de aplicación directa más eficaces y seguras gracias al uso del ecógrafo.

Estas técnicas, que evitan en muchas ocasiones que el paciente se someta a intervenciones quirúrgicas para resolver su problema de salud y acortan los periodos de recuperación, van encaminadas al tratamiento de la discapacidad como el dolor y la restricción funcional, niveles de discapacidad que pueden ser muy diferentes originados por patologías de diferentes sistemas corporales, musculoesquelético, sistema nervioso y neuromuscular.

Algunas de estas técnicas son bloqueos nerviosos e infiltración de toxina botulínica para el control del dolor en patología musculoesquelética y neurológica, infiltraciones articulares y peritendinosas, lavados percutáneos en tendinopatías calcificantes, entre otras.

La introducción de estas técnicas permiten acortar los procesos y mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes con un uso de los recursos más eficiente.